La Meditación del Mar

El primer paso de este ejercicio básico es relajar todo su cuerpo y el segundo es vaciar su mente de cualquier pensamiento, ya sea grato o turbador.

La meditación del mar se efectúa de esta forma:
-Sentado cómodamente, realice cinco respiraciones lentas y profundas, tomando el aire por la nariz y exhalándolo por la boca en un soplido.
-Imagine estar en una playa: la arena está tibia, al igual que el Sol. Todo está en reposo…, todo es apacible. Sólo llega un débil rumor que procede del mar que se encuentra a pocos metros. La sensación de paz es total y absoluta.
-En determinado momento una ola tibia acaricia sus pies, que se relajan por completo, después de ese roce apenas perceptible. Si lo desea, imagine que ese roce se repite hasta que la relajación sea absoluta.
-Al cabo de unos segundos, la ola regresa suavemente sus pantorrillas y rodillas. El agua es como una caricia y pies, pantorrillas y rodillas se aflojan por completo. Sienta esas partes de su cuerpo flotar, livianas, mecidas por el agua.
-Repita esta misma escena, imaginando que el agua roza distintas partes de su cuerpo: piernas, muslos, caderas, abdomen, torso completo, manos, brazos, cuello, rostro, cabeza.
-Por último, todo su cuerpo.
-Una vez que su ser completo esté sumido en un relax profundo y absoluto, perciba el Sol como una suave mano tibia que arroja un polvillo dorado sobre su rostro. Los rayos dorados relajan y a la vez transmiten una poderosa energía a su frente, párpados, pómulos, mejillas, nariz, labios, cuero cabelludo, nuca, orejas y cuello.
-Alcanzado este estado de serenidad, quietud y bienestar total, intente que su mente quede en blanco. Si algún pensamiento se presenta no luche contra él, simplemente déjelo pasar, intentando no fijar su atención en él. El objetivo es lograr permanecer la mayor cantidad de tiempo posible en estado de vacío.
-Finalmente, después de realizar cinco respiraciones lentas y profundas, vaya abriendo los ojos muy despacio y comience a moverse con suavidad, como si estuviera desperezándose, saliendo de un prolongado y reparador sueño.
A no ser que se haya dormido y realmente este usted desperezándose, cualquier opción es válida ¬¬

; )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: