Escritos Adolescencia XI

Chorrada 2001

Son mis armas tu fuerza,
son mis armas tu dolor.
Puede.
Puede mi ser no ser cuando debe
y cuando no debe,
ser entonces mi ser
ese desconocido que en ti sabe estar?
Quizás.
Quizás no entiendas mi poder,
ese poder que te consume
y ese poder que permanece
y cuando ya parece que no está,
entonces vuelve
nada puede contra él.
¿Se dice bien él?
O puede que con mis palabras
ese él no se pueda,
no se encuentre.
No se sepa.
Y, la verdad,
¿quién lo sabe,
quién es tan sabio,
quién sabe lo que es?
Cuando ni uno mismo se sabe
lo que es o lo que parece.
Aunque crea tenerlo,
la respuesta varia,
asi como varia el tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: